jueves, 14 de febrero de 2013

El chico nuevo (Fanfic de Harry Potter)

—Parece mentira lo rápido que se me ha pasado este primer mes del curso —dijo Hermione mientras paseaba por Hogwarts junto a Harry, Ron y Luna.
Al llegar al patio las miradas de los cuatro amigos se fijaron en un chico que estaba sentado en el suelo con la espalda apoyada en una columna.
—¿Sabéis quién es? preguntó Harry.
—Algún bicho raro, ¿no lo ves? respondió Ron.
—¡¡ROOOOON!! —Le gritó Hermione a la vez que le dirigía una mirada asesina.
—Yo le conozco añadió Luna. Se llama Chad y es de Ravenclaw. La mayor parte del tiempo lo pasa en la biblioteca o en la habitación. Dicen que la tiene llena de libros y de pequeños aparatos.
—¿Lo veis? Ya os lo decía yo… replicó Ron con una sonrisa triunfal.
—¡No es ningún bicho raro, Ron! gritó Luna enfadada.
Chad Impey ni se dio cuenta de que los cuatro amigos pasaron a su lado, ya que se encontraba muy concentrado en un pequeño microscopio que sostenía entre sus manos. Chad era un chico moreno, con los ojos oscuros, al que le encantaba investigar. Se pasaba la mayor parte de su tiempo libre en la biblioteca y fue allí donde días atrás había descubierto algo increíble.
Al día siguiente, a la hora de la comida, Luna se acercó a Chad.
—Hola… soy Luna Lovegood –dijo con su suave voz mientras se sonrojaba.
—¡Hola Luna! respondió Chad con gran sonrisa. ¿Te apetece sentarte?
Luna se sentó junto a Chad y comenzaron una interesante conversación. Durante horas, Chad estuvo hablando sobre cosas que a Luna le parecieron interesantísimas, mientras ella le observaba con sus ojos azules brillando de admiración.
—¿Te gustaría que te enseñara algo que encontré el otro día? preguntó Chad, haciendo que Luna diera un respingo.
—¡Claro! ¿Qué es? respondió ella.
—No te lo puedo decir, es una sorpresa. ¡Sígueme!
Los dos caminaron por los pasillos de Hogwarts hasta que Chad se detuvo frente a un cuadro, miró a Luna y a continuación empujó una de las piedras de la pared. El cuadro crujió y una puerta dejó a la vista una gran escalera. Chad cogió una antorcha mágica que había en la entrada, la encendió con su varita e invitó a Luna a pasar. Cuando estuvo dentro pudo apreciar que a ambos lados de la escalera se extendían unas estanterías completamente cubiertas de libros.
—Son todos libros de cuentos. Son geniales y muy antiguos explicó Chad.
—¡Esto es increíble! exclamó Luna mientras inspeccionaba los lomos de los libros.
—Estaba reservándolo para cuando pudiera compartirlo con alguien especial… dijo Chad cogiendo a Luna de la mano.
Luna le respondió con una sonrisa que expresaba perfectamente todo lo que sentía sin necesidad de decir ni una sola palabra.
Desde aquella tarde, Luna y Chad pasan largos ratos de su tiempo libre en la escalera secreta leyendo cuentos y hablando de sus cosas.
*Todos los personajes (excepto Chad Impey) y escenarios son propiedad de J.K. Rowling.

2 comentarios:

  1. Me hubiera gustado que fuera más largo!!!! Te quedó genial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!:)
      Es que al ser para un concurso, tenía que adaptarme al límite de palabras. Si no, sí que lo habría alargado más ;)

      Eliminar

Seguidores

Seguir vía email

Páginas vistas en total